Escritora: Mireia Gallego

 


¡Buenas, Bookies!

Aquí está la pesada de turno de las entrevistas. ¡Hello!

Good morning, y todas esas cosillas.

Antes de comenzar a decir que la escritora que nos viene a hablar hoy es Mireia Gallego, debo recordaros que podéis comentar y compartir las entrevistas en el blog y en el facebook. Y que todos los participantes lo agradecen enormemente. Y yo más.

Y ahora, os presento a nuestra escritora de hoy: Mireia Gallego. ¡Ups! ¡Ya lo había dicho!

 

Nombre completo: Mireia Gallego Verdejo

Fecha de nacimiento: 1975

Lugar de nacimiento: Barcelona

 

Mireia nos cuenta que nació en Barcelona, pero actualmente reside en Sant Cugat del Vallès. Imagino que un pueblo, porque yo del catalán ni papa entiendo.

 

-        Buenos días, Mireia. Cuéntanos cómo estás hoy.

 

Buenos días. Estoy encantada de estar contigo y muy agradecida por la oportunidad que ofreces a los autores menos conocidos. ¡Gracias por invitarme!

 

-        Gracias a ti, cielo. Es un placer poder contar contigo. Bueno, cuéntanos un poquito más sobre ti. Aficiones y profesión.

 

Trabajo en la administración, pero dedico gran parte de mi tiempo a divulgar historia antigua en redes; principalmente, en la web ateneanike.com. Me encanta trabajar con entidades sociales de mi ciudad y además colaboro con artículos mensuales en publicaciones locales y en revistas digitales como: DHistórica. Además, formo parte de la junta directiva de Divulgadores de la Historia y Antiqva Hispania.

 

-        ¡Jobar! ¡Qué pasote! Yo también quiero. Tiene que ser la bomba. Ya nos contarás más sobre eso en otro momento. Ahora, dinos, que otros proyectos escritos has realizado y publicado.

 

Mi ópera prima fue: Servilia; publicada en Abril de 2021 y seleccionada para la Semana de novela histórica de Cartagena en el 2022. Tras ella vinieron: Esclava de Vesta, La Hermandad Pagana, dos cuentos mitológicos de la colección Mitos inversos; Medusa y Hades, tres ensayos; Simbología de la antigua Roma, Antigua Roma para neófitos y las siete reliquias romanas antiguas; y una guía de monumentos clásicos llamada: ¿Qué es esta piedra rota? Edición Roma. Por último, este mes de noviembre he publicado mi última novela: Locusta, asesina de Roma.

 

-        ¡Es la leche! O, mejor dicho, ¡es la Roma! Por lo que veo todo tiene que ver con esa ciudad. Tienes que contarnos qué significa para ti Roma, pero en otro momento. ¿Qué es lo que te decidió por la escritura?

 

Siempre he escrito en diferentes medios, especialmente artículos de divulgación o de opinión; pero a nivel literario me lancé en el 2021, cuando me contactaron desde una editorial para que escribiera una novela ambientada en la antigua Roma y con un personaje femenino como protagonista. Antes de aceptar medité mucho si era una buena opción iniciarme en la novela histórica, pero finalmente opté por arriesgarme para comprobar si realmente era capaz de desarrollar una trama que atrapara al lector y que fuera fidedigna a los hechos históricos en los que se desarrollaba. Supongo que era algo que me apasionaba desde siempre, pero hasta ese momento no había podido discernir que iniciarme en la escritura formal podía convertirse en una segunda vocación.

He continuado publicando novelas porque necesito mostrar personalidades complejas desde otras perspectivas. Inconscientemente, mis personajes son oscuros, con muchos matices diferentes, a los que diseño un pasado que permite empatizar con el lector. Mis novelas son principalmente protagonizadas por mujeres porque mi vertiente divulgativa quiere mostrar esa parte de la historia menos conocida. Vilipendiadas y olvidadas por los autores clásicos, las féminas romanas han quedado relegadas a un plano muy secundario; así que relatar sus historias me permite ponerlas en el foco principal de la trama, dándoles de alguna forma la relevancia que siempre deberían haber tenido. Escribo, en realidad, para aplacar mi necesidad de vomitar sus vidas.

 

-        Te entendemos más de lo que crees, amiga. Por lo menos, hablo por mí. Es super interesante todo lo que cuentas. Y debo decir que escribes muy bien. Nunca había tenido que corregir tan poco un texto. ¡Gracias! Ja, ja, ja. ¿Cuál es tu inspiración para escribir?

 

No siempre las musas responden a tu llamada; no obstante, la inspiración se presenta dónde y cuándo menos te lo esperas. No hay nada en concreto que despierte mi creatividad, sino que intento poner en orden los miles de pensamientos que me golpean cada día para salir. En ocasiones son escenas, en otras, diálogos entre personajes.

 

-        Eso está claro. La inspiración viene o no viene. No tenemos un silbato para llamarla. ¡Ojalá! Así no me quedaba hasta las tantas de la madrugada para escribir la idea, ni se me abrirían los ojos de golpe estando ya medio dormida en la cama y, ¡ale¡, a levantarme para apuntarla que sino vuela y se pierde en el tiempo. Ya perdí unas cuántas. Una, en concreto, me jorobó mucho porque era buenísima. Por favor, se ha perdido mi idea. Es una idea grandiosa, con muchos colores y tiene muchos años ya. Si alguien la encuentra que me la devuelva. No vale copiar. Ja, ja, ja. Después de este anuncio, proseguimos: ¿qué momento del día prefieres para escribir?

 

La tarde y la noche son mucho más fructíferas en mi caso. Me pongo ante el ordenador con un café y algo de música que me permite aislarme del entorno y centrar mis esfuerzos en lo que escribo. En libros mitológicos como Medusa o en el caso de Hades, en el que utilizo un leguaje que emula a los autores clásicos, requiero de mucha concentración para que las frases adquieran un sentido muy preciso. Así que busco un espacio relajado y silencioso para poder crear. No preciso nada más.

 

-        Muy parecida a mí. Menos por lo del lenguaje antiguo. ¡Madre mía! ¿Cómo puedes? Eres una bomba de relojería. Yo, vamos, ni concentrándome creo que escribiría algo de provecho. Ja, ja, ja. Hay que saber mucho sobre expresiones antiguas y vocabulario para escribir así, maja. Lleva mucho trabajo. Muchísimo. ¡Ole tú! ¿Te consideras una escritora de brújula o de mapa?

 

En un primer momento, soy autora de planificación, pero en el mismo instante que empiezo a escribir los personajes y las tramas, toman el control y deciden por ellos mismos; saltando todo lo ideado previamente por los aires. En prácticamente todas mis novelas, los protagonistas los había ideado con personalidades muy diferentes a las que luego se muestran en los párrafos, adquiriendo vida propia. Aun así, al escribir novela histórica hay una tarea ingente de documentación previa a la que sí tengo que ajustarme con rigor.

 

-        ¡Ains! Los personajillos siempre haciendo de las suyas. La documentación siempre es muy importante en una historia antigua. ¿Cómo fueron tus principios en la escritura y tus primeros escritos?

 

Escribo desde hace treinta años, pero focalizado siempre a la divulgación histórica y a la docencia en la web: Ateneanike. También colaboré con diversos ensayos para la Asociación Arraona romana. Creo que empecé a interesarme en mi adolescencia, con escritos y poemas que presentaba en los concursos escolares. Posteriormente, de forma autodidacta, continué vomitando lo que necesitaba expresar en papel y tinta. Todo ello permitía regenerarme y sanarme por dentro en un momento en que la adolescencia te sobreviene y te arrolla.

 

-        Y tanto que te arrolla… A mí me pasó un tren por encima. ¡Menuda boba que era! En fin… ¡Dejémoslo que lloro! ¡Qué recuerdos! ¿Escribes o has escrito alguna vez con seudónimo?

 

No, pero no descarto algún día escudarme tras un nombre. Quizás te permite ser más libre.

 

-        Bueno, no te pienses, ¿eh? Ahora, con nuestro amigo Internet, es imposible esconderse. Él lo sabe todo. Sabe quién eres en realidad y siempre habrá alguien que sepa o publique tu verdadero nombre. Sobre todo, si te haces famosa. ¿Qué genero escribes?

 

Novela histórica, cuentos y ensayos.

Cada uno de los géneros me permite desdoblarme y dirigirme a públicos diferentes con propósitos diversos.

La novela histórica me ofrece la libertad de crear un mundo bajo un contexto real, perfilando personajes ya conocidos u ofreciendo nuevos aspectos de sus personalidades, ambientando y trasladando al lector a ese espacio temporal para que él lo recree libremente a través de mis palabras.

Los cuentos mitológicos son pequeñas joyas íntimas que nos trasladan a un mundo onírico, donde todo es verosímil y posible; casi podríamos decir que es una conversación en forma de susurros entre autor y lector. La brevedad de éstos no tiene por qué ser un hándicap; al contrario, puede ser un revulsivo para determinados lectores que aprecian la condensación de un relato en unas decenas de párrafos.

Por último, el ensayo me acerca más a la divulgación y me libera de la creación de una trama o de la definición de personajes. Es un trabajo de difusión destinado a propagar determinados conocimientos sobre una base documental.

Dependiendo del desgaste tras la publicación de una obra, necesito intercalar los géneros.

 

-        Haces bien. Es bueno ir cambiando de aires un poco. ¿Qué estrategias usas para promocionar tus obras?

 

Incluyo mis obras en el blog: servilianovela.com, y realizo notas de prensa para medios digitales. También difundo las novedades publicadas en grupos de diferentes redes sociales y contacto con bookstagramers y reseñadores profesionales para que puedan leerse mis obras. Todo ello lo acompaño con entrevistas o apariciones en programas de TV locales o canales ivoox. En ocasiones realizo campañas publicitarias de pequeño formato.

No hay ninguna acción que te asegure el éxito en la promoción. En ocasiones, un libro resulta atractivo por el diseño de una portada impactante o por una sinopsis interesante que te empuja a leerlo. El boca a boca, tras esa primera lectura, es la que luego garantizará una mayor proyección de tu libro para alcanzar nuevos lectores. De poco te servirá publicitarlo si la trama no es buena o tu obra no atrapa ya que tendrá un recorrido muy corto.

 

-        Totalmente de acuerdo. Promocionas muy bien tus escritos. Gracias por compartirlo con nosotros. Seguro que, alguna de tus técnicas, las llevarán a cabo unos cuántos gracias a ti. ¿Elegirías auto-publicar o publicar con editorial?

 

Yo he probado ambas y prefiero la auto-publicación. Con editorial pierdes el control sobre la obra y hay muchos aspectos muy mejorables en cuanto a corrección y estilo. Publicar en editorial ya no es garantía de una obra sin errores. En la actualidad algunos sellos funcionan como imprentas, relegando la tarea de promoción y publicidad a un aspecto meramente residual, de tal manera que el autor al final no sólo acaba haciendo la obra sino promocionándola y buscándose sus propios sistemas para llegar a más lectores. Cuando eso ocurre, la auto-publicación te permite fijar los precios, la apariencia y los tempos de tu novela. Ya que igualmente tendrás que hacerlo, al menos no cobrarás un diez por ciento de las ventas, sino un margen que justifica más el tiempo invertido.

 

-        Tiene mucho sentido lo que dices y me encanta como piensas. Bueno, a mi parecer, una mezcla de ambas es lo que te permite seguir avanzando a pasos grandes. Quiero decir, publicar con editorial te ofrece el ser conocido en muchos lugares donde tú no puedes llegar y ellos sí, y auto-publicar, te ofrece la opción de maquetar, distribuir y vender como te plazca. Entonces, ¿realizas el proceso de publicación tú sola o lo mandas con algún profesional?

 

Yo me suelo encargar de todo con pocas salvedades. Me encanta diseñar las portadas y estar en todo el proceso. Aun así, se necesita soporte profesional para errores ortográficos y de estilo con personal cualificado. Cabe destacar que no todos los pequeños autores que auto-publican disponen de un presupuesto para poder destinar a profesionales de cada campo.

 

-        ¡Uy! No todos no, cielo. La mayoría no puede permitírselo; sobre todo en los tiempos que corren. ¿Tienes alguna manía como escritora? ¡Suelta por esa boquita! ¡Queremos oírlo!

 

Creo que ninguna…. creo ;)

 

-        ¡Uy! Dos “creo” en la misma frase… Yo sí que no me “creo” na’ de na’. Algo nos ocultas, bichin, pero vale. ¿Cómo serías si fueras tu personaje favorito?

 

Me encantaría poder viajar en una máquina del tiempo para averiguar si mis personajes históricos se ajustan a como yo los he perfilado, sentido o descrito. Aunque por otro lado no sé si eso me decepcionaría.

 

-        Yo creo que no. Todos los que escribimos, hemos aceptado el fracaso como una opción. Si fracasamos y caemos, nos volvemos a levantar; pero si lo conseguimos, lo celebramos, claro que sí. Y, ¡a seguir escribiendo! La pregunta de la lotería de navidad -que del millón ya está muy visto-: ¿E-book o papel?

 

Ambos son compatibles; no deben suplirse, sino complementarse. El E-book permite llevar contigo miles de historias o facilitar la lectura a personas con déficit visual; y el libro físico, en cambio, preserva el encanto del olor, de ojear su interior con emoción contenida. Es un acto de romanticismo absoluto que debemos seguir conservando.

 

-        Sí, yo también lo creo. Para mí, donde esté uno de papel que se quite el electrónico. No sería la primera vez que me quedo sin poder leer porque se me apaga… Lo odio. No, gracias. ¿Escritores favoritos?

 

Colleen McCullough, Valerio Massimo Manfredi, Robert Graves, Noah Gordon…; y clásicos como: Suetonio o Tito Livio.

 

-        Ehm… ¡Ni pajolera idea! ¡Qué mal! Pensaba yo que estaba más puesta en literatura, pero veo que todos me sacáis mucha ventaja. ¿Libros favoritos? Ya verás, como tampoco conozco ninguno.

 

Las sagas de Colleen McCullough sobre César; Yo, Claudio; El médico; Alexandros… Hay tantos…

 

-        Lo que yo decía. Na’ de na’. ¿Alguien me da clases, por fa’, please? Mi ego está decayendo cada vez más… Soy una negada de la literatura, al parecer. ¿Cuánto tiempo dedicas a escribir, a leer y a documentarte?

 

A leer: cada día un par de horas. A escribir: depende de la inspiración y del medio en el que trabaje en ese momento.

Documentarme en mi caso es una obligación y una necesidad si quiero ser profesional y ajustarme al contexto histórico del que hablo. No me permito demasiadas licencias a la hora de relatar un hecho contrastable, prefiero ajustarme a lo acontecido a través del estudio de tres disciplinas complementarias: fuentes clásicas, epigrafía y arqueología. Así que dedico mucho tiempo a la documentación previa.

 

-        Está claro que entiendes de ello y tienes experiencia por cómo hablas. Ya casi terminamos. Sólo dos más. ¿Qué tiene que tener tu libro ideal para que te decidas a leerlo?

 

Sólo que el tema sea atractivo, nada más. No me guío por la estética ni por la publicidad de las grandes editoriales ni por los grandes nombres de la literatura. He descubierto a magníficos escritores que no disponen de notoriedad, a través de libros muy modestos que son auténticas joyas. No evito leer a los autores consagrados, ni mucho menos, sólo que un nombre conocido no es garantía de compra para mí.

 

-        ¡Para mí tampoco! Hay que darle oportunidad a los no conocidos. Siempre se puede aprender algo nuevo de cada autor y de cada libo. ¿Algún consejo que quieras compartir para otros escritores?

 

Divertíos. Aprended cada día y disfrutad de cada palabra escrita, de cada letra. No tengáis miedo a lanzaros ni temáis las críticas, de muchas se aprende y de las menos didácticas y punzantes también; aunque sea para constatar cómo no hacérselo a otros.

Tenéis derecho a equivocaros y a perdonar vuestros propios errores porque no somos infalibles. Nunca perdáis la oportunidad de rodearos de gente que os sume, que aporte amor a vuestros días. Escribid mucho, pero recordad también que el tiempo que invertís en vuestras obras no sólo es vuestro, sino que también pertenece a los que viven a vuestro lado. Ellos también ceden su bien más preciado para que nosotros creemos historias. Compaginad ambas cosas y seréis los más afortunados que moren esta tierra. 

 

 

Estoy de acuerdo en tantas cosas contigo. Creo que nos llevaríamos genial. Hay una frase que casi me hace llorar: “Nunca perdáis la oportunidad de rodearos de gente que os sume, que aporte amor a vuestros días”. Esa frase, para mí hoy en día es lo más. ¡Cuánta razón tienes!

Bueno, Bookies, ya habéis oído a Mireia. Debemos agradecer a nuestros seres queridos también por cedernos su tiempo para que podamos crear nuevas historias e inspiremos a alguien más a hacer lo mismo cuando lea nuestras novelas. El mundo necesita más las letras y menos las pantallas.

Aquí os dejo los enlaces de Mireia Gallego para que podáis seguirla en redes y todos sus libros:


Instagram

Facebook

Twitter

Tumblr

 

Web novelas

Web divulgación

 Todos sus libros aquí



El próximo martes más entrevistas.

No me echéis mucho de menos.

Hasta entonces, ¡feliz lectura y escritura, Bookies!

 

 

 

 

© 2023 Siree Kemerler. Todos los derechos reservados.



 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escritor: Víctor Velásquez

Escritor: Ramón Tortosa

Escritor: Alejandro Chang Hernández

Escritora: Natalia Rodríguez

Escritora: Rosa Domingo

Escritor: Otto Rosario Vilafañe

Escritor: Arnoldo Lozano

SENEGAL

Escritora: Maria Elena Rangel

Escritora: Mónica Miquel Nieto